El internet de las cosas en la industria maquiladora en chihuahua

El-internet-de-las-cosas-en-maquiladoras internet de las cosas El internet de las cosas en la industria maquiladora en chihuahua transparent

La evolución del internet de las cosas

En el 2015 alrededor de 10 mil millones de dispositivos se conectaron a Internet, mientras que para el 2020 se espera que habrá 34 mil millones de dispositivos, de los cuales se estima 24 mil millones representarán al ecosistema IoT.

El internet de las cosas (IoT por sus siglas en inglés) apunta como la nueva revolución industrial, un giro de 180 grados para la economía mundial, en donde la tecnología va de la mano con las empresas y los mismos gobiernos, con la mira de hacerle a la población una vida más práctica y más cómoda, gracias a la interconexión y el mejoramiento de la calidad de vida.

La industria maquiladora en chihuahua, apuntan para ser favorecidas por el internet de las cosas, de tal forma que durante este año será uno de los ejes en los que se trabajará por parte de la industria de maquilas.

El desafío dentro de la industria maquiladora en chihuahua será llevar aquellas tecnologías con las que cuentan al siguiente nivel, evolucionarlas y adaptarlas con softwares o programas óptimos para ser parte de este proceso; pues uno de los principales retos que se espera a partir de este año será la competición de las empresas para moldearse al nuevo mercado que se está formando a través del internet de las cosas.

El internet de las cosas es principalmente para el desarrollo de aplicaciones, hardwares para los dispositivos, integración de sistemas, almacenamiento de datos, seguridad y conectividad. La industria maquiladora en chihuahua serán quienes adoptan mayoritariamente esta tecnología, seguido de los gobiernos y de los mismos consumidores.

En este rubro, la industria maquiladora en chihuahua contemplarán tres formas para mejorar los negocios a través de la reducción de los costos de operación, el aumento de la productividad y con la expansión a nuevos mercados o el desarrollo de nuevas ofertas de productos.

El internet de las cosas es parte de esta era digital, ya que se encuentra en pantallas, teléfonos móviles, sistemas informáticos, servicios tecnológicos, tablets, gadgets y otros artículos que para este año serán tendencia, por ejemplo, los drones, los coches autónomos, la realidad virtual y los wearables. Estos y otros sistemas buscarán ser parte del crecimiento en el mercado al ofrecer, renovar y crear sus productos o servicios.

Esto brinda numerosas posibilidades a la industria maquiladora en chihuahua, que se pueden beneficiar en muchos aspectos:

Costes. El intercambio de información entre dispositivos permite eliminar gastos innecesarios. Por ejemplo, el internet de las cosas puede hacer que el sistema eléctrico de una factoría funcione de manera que las bombillas se enciendan y se apaguen en función de si hay personas trabajando. Asimismo, el aire acondicionado se puede regular automáticamente dependiendo de la temperatura ambiente de un área concreta. Si antes una maquila tenía ventilación durante toda la jornada laboral, ahora no es necesario. El mismo aparato reconoce cuándo tendrá que ponerse en marcha.

Logística. Con el internet de las cosas, la industria maquiladora en chihuahua, podrán controlar en tiempo real el trayecto de sus productos desde que salen del almacén hasta que es entregado al consumidor final. Esto no sólo le permite controlar a sus transportistas, sino averiguar qué rutas son las mejores para llegar antes al destino y ahorrar en combustible.

Mantenimiento industrial. Con el internet de las cosas, el sistema de control, recibe una serie de datos de los sensores, detectará cualquier tipo de vibración en los motores, de forma que si hay posibilidad de que se produzca una avería, los técnicos consiguen anticiparse. Esto evita la paralización de alguna de las fases del proceso productivo y el cambio de viejos equipos por maquinaria nueva.

Servicio personalizado. El internet de las cosas facilita un mejor trato al cliente. Una alternativa es colocar sensores en las puertas de un establecimiento, de forma que si entra un consumidor VIP, el director o el gerente de este comercio puede aparecer para atenderle personalmente. Esto le impactará y generará el boca a oreja, que beneficiará a la compañía en visibilidad y ventas potenciales.

Existencias. Manipular los objetos presenta otra ventaja, como la de regular el almacén. Si el stock está conectado, reconocerá todas las entradas y salidas. Por ejemplo, puede detectar que la última vez que se retiró un producto no se repuso y, automáticamente, hacer un pedido al proveedor correspondiente.

‘Big data’. Conectar cada objeto requiere un trabajo añadido. No basta con enlazar solo el internet de las cosas, sino que se recomienda hacer un análisis de los datos obtenidos. Para ello, es imprescindible contar con un programa que gestione toda la información generada. Esto implica un sobrecoste. Cuantos más dispositivos estén acoplados, mayor es la exposición a ciberataques, de forma que también habrá que invertir en sistemas de protección.

Soporte. El internet de las cosas no requiere una tecnología muy sofisticada. Las redes, celulares 3G y 4G, el bluetooth, los códigos de barra de lectura óptica y los QR son algunos de los elementos básicos.